sobre el narco-terrorista Hugo Spadafora

El jefe de la CIA dice:

Dwayne Dewey Clarridge, el jefe retirado de la CIA para América Latina, arrojó luz sobre varios puntos.

Dijo que nunca hubo pruebas que vinculen a Noriega con la muerte de Spadafora. “Eso es ridículo, lo habría sabido, pero nó, porque no había evidencia ni intercepción.”

Todo el asunto, dijo, incluidos los cargos de drogas contra Noriega, fueron “una farsa.”

Informes de Revisión de Inteligencia Ejecutiva:

En primer lugar, Spadafora fue asesinado en Costa Rica, no Panama. Lo más probable es que lo mataran los Contras nicaragüenses. Spadafora, anteriormente involucrado en las fuerzas sandinistas, aparentemente se había unido a la Contra. Su lealtad fue objeto de suspicion, como una serie de operaciones en las que era involucrado fueron cada uno expuestas a los sandinistas.

Naturalmente, en el caso de un traidor tan habitual como Spadafora, la lista de autores sospechosos de su desaparición es larga.

Sin embargo, en el momento de su muerte en Costa Rica, no en Panamá, era un problema de los Contras y operaba en su territorio.

El personal del senador estadounidense Jesse Helms es plenamente consciente de estos hechos.

Eso hace que el abrazo lloroso del senador Helms al hermano de Spadafora sea un asunto bastante sospechoso.

El hermano y la hermana del terrorista panameño Hugo Spadafora se esposaron a un poste en la ciudad de Panamá en octubre de 1985 en una protesta contra el gobierno.

Los contras en el caso Spadafora

Samos testificó también que el tercer correo de dinero de la droga de la Syndicate, junto con el mismo e Ivan Robles, era el abogado panameño Alvin Weeden Gamboa.

Weeden había sido un socio político de Roberto Eisenmann y Winston Robles por más de 10 años, de nuevo a mediados de los 1970, cuando los tres fundaron un grupo de oposición y demostración sociales de ATIC, el Partido de Acción Popular (PAPO).

Más recientemente, PAPO fue noticia en Panamá como una de las tres partes que se oponen a los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Panamá.

El reporte de Executive Intelligence Review’s Libro Blanco detalla la cola de dinero y droga de la familia Weeden, sus operaciones de lavado en Costa Rica, y en torno a Weeden Banco Internacional.

Weeden, a su vez, trae la historia a donde empezamos: el vínculo entre los Contras y su campaña de Panamá.

Weeden era un estrecho colaborador de Hugo Spadafora, el panameño terrorista, y traficante de armas y drogas para los Contra, que se ha convertido en la causa célebre de la caza de brujas contra los militares panameños dirigido por La Prensa, Abrams, Helms, et al.

En enero de Readers Digest fue tan lejos como para llamar Spadafora “un idealista de fuego!”

Spadafora fue el héroe de nadie, hasta que fue encontrado sin cabeza en Costa Rica en septiembre de 1985. Pasó su vida como guerrillero profesional, entrando en cualquier campo ideológico sin discriminación.

Durante la insurgencia sandinista, luchó con Eden Pastora en el Frente Sur, financiado por el socio comercial costarricense de Robert Vesco, ex presidente “Pepe” Figueres. Terminado eso, se puso en contacto con Gadafi, prometiendo abastecer a los insurgentes en El Salvador y Guatemala. Luego se convirtió en Contra, ofreciendo sus servicios como procurador de armas, primero a Eden Pastora en ARDE, luego a Misurata de Brooklyn Rivera, y estaba negociando trabajo con la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN-uno de los grupos de la Contra) en el momento de su muerte.

Cuando murió, él también estaba trabajando con los reyes de droga colombianos y bolivianos, entre ellos Alberto Audemar, un vendedor de armas para los guerrilleros colombianos y la mafia.

Fue Weeden, el correo del sindicato Fernández, y Spadafora, un vendedor de armas de la mafia, que acusó a general Noriega de correr drogas.

El general Noriega habla en la corte estadounidense:

Su Señoría, no se le permitió a la defensa presentar entre sus pruebas aquí, documentos que existen en archivos clasificados de los EE. UU., Tales como:

Armas de Costa Rica, primero para los sandinistas, luego para los contras. Y con los Contras, a esos pilotos se les permitió traer drogas de Costa Rica a Estados Unidos. En Costa Rica, su base de operaciones estaba a cargo de John Hull, Joseph Fernandez y otros.

La muerte del panameño Dr. Hugo Spadafora luego de visitar a la CIA en Washington y reunirse con John Hull en su finca en Costa Rica.

El general Noriega habla con Executive Intelligence Review:

Yo pedi que el gobierno de Panamá actual me permita testificar en persona en el caso Spadafora, en un juicio en que yo estaba nombrado, pero me dijeron que no.

No me quieren allí porque me tienen miedo. Como me dijo un panameño el otro día, “Parece que mataron al tigre pero le tienen miedo a su pellejo”. Tienen miedo de mi. Por eso que no se atreven buscan mi extradición.

Es una total contradicción: Ellos quieren llevar a cabo un juicio político de alto perfil, porque tienen la esperanza de ganar las elecciones con este juicio. Los abogados tienen candidatos reales, y tienen miedo de las palabras y del XX y verdad del general Manuel Antonio Noriega, que está vivo y que tiene una muy buena memoria.

Entre sus contradicciones es el hecho que no soy el único implicado en el hecho. Hay alrededor de una docena de personas acusadas.

Me arrastraron en el caso, porque querían aumentar el juicio a un nivel de importancia. Si no fuera por mí, no sería más que otro juicio: Alguien está muerto y alguien cometió el crimen.

¿Porqué entonces? No tengo nada que ver con el aspecto judicial o legal, porque no estuve allí.

Como yo no era el jefe de la unidad en ese momento, no era responsable de lo que se hacía o de lo que no se hacía. Estaba en Europa en ese momento. No estaba escondido, sino en una misión oficial planeada siete o nueve meses antes.

En segundo lugar, el caso específico del señor Hugo Spadafora, como es bien conocido, se deriva de su perfil psicológico.

El hombre había pertenecido a guerrilleros mercenarios; comenzó en Guinea — Bissau, se encendió contra Somoza en t h e lado de los Sandinistas. Rompió con los sandinistas después de que llegaron al poder y se alió con el comandante Zero Eden Pastora. Más tarde, rompe con Zero y termina luchando contra todos.

Entonces podemos ver cómo fue creciendo el número de enemigos internacionales que acumuló.

Luego busca ayuda en países de África, como los grupos de liberación palestina; les quita dinero y busca lanzar una guerra de guerrillas en Guatemala. Pero no cumple sus promesas a los palestinos.

Así, toda una hilera de personas comienza a seguirle, buscando ya sea su dinero o el cumplimiento de una misión, o las armas que les vendió. Más tarde se involucró con los Contras y hace una alianza con las agencias de inteligencia de Estados Unidos y se involucra con el comercio de armas por drogas.

De tal ambiente de conflicto , ¿qué se podía esperar? Se podía esperar que los muchos enemigos que estaba creando a su paso no le permitieran morir de un resfriado común.

Lo que quiero explicar es que se había creado tantos y tan poderosos enemigos internacionales, que su único refugio era Panamá; porque se fue a Panamá y estaba en Panamá, y allí no le pasó nada. Nunca le pasó nada dentro de Panamá.

Las circunstancias del caso son muy problemáticas de explicar ahora, porque, en ese momento, la familia, y especialmente su hermano Winston Spadafora, no querían que las Fuerzas de Defensa realizaran la investigación que era su deber. Prefirió subordinarse a los dictados estadounidenses, y convirtió la muerte de su hermano en un asunto personal, donde ganó respaldo económico, protagonismo político, etc., a través del contacto con los estadounidenses. Pero nunca amó a su hermano. No lo amó mientras estaba vivo, y solo lo usó muerto, como lo está usando ahora, como causa política.

Winston era solo el medio hermano de Hugo, ya que su padre tenía tres esposas.

Ésta es la situación. Hay más detalles que no puedo discutir aquí, pero tengo más detalles que quiero que escuchen allí, pero tienen miedo de mis palabras.

La familia de Winston Spadafora es la única responsable de que no se conozca la verdad sobre cómo y por qué murió su hermano y quién ordenó su muerte.

General Noriega a Peter Eisner, en memorias:

Estoy convencido de que la historia se habría alterado y la invasión de Panamá del 20 de diciembre de 1989 nunca habría tenido lugar si el director de la CIA, William Casey, hubiera vivido. Casey tenía el poder y la inclinación para defenderme de la conspiración que se estaba desarrollando contra mí, espoleada por los opositores panameños y sus amigos en Washington.

Casey sabía lo que estaba pasando en Panamá. El juicio por drogas no habría funcionado si él estuviera vivo, porque lo habría tenido como testamento y defensor viviente; sabía la verdad sobre todos los cargos en mi contra. Sabía la verdad sobre el asesinato de Hugo Spadafora y los pilotos de drogas que volaban para Bush y los Contras.

El cierre de la Escuela de las Américas fue el primer no. I ‘Ya describí el segundo no: fue mi negativa absoluta a ayudar a los estadounidenses en Centroamérica, coronada por mi rechazo a los planes de Oliver North para nosotros en Nicaragua. Pero hubo un incidente más : el asesinato de Hugo Spadafora y un complot militar en mi contra dentro de mi círculo íntimo, los cuales llevaron a la destitución de Nicolás Ardito Barletta como presidente de Panamá.

Estados Unidos acordó en 1984 apoyar a Barletta como presidente. Barletta llevaba mucho tiempo viviendo fuera de Panamá, trabajando para el Banco Mundial. Fue alumno del secretario de Estado George Shultz, uno de varios tecnócratas latinoamericanos educados en Estados Unidos, como Carlos Salinas en México, alguien que operaba en el campo de la economía internacional, estudiaba la deuda externa, cosas que le importaban a Estados Unidos. . Por eso, y con el mecenazgo de Shultz, hubo una campaña a favor de Barletta ‘s candidatura repentina. Barletta tenía un doctorado. en economía de la Universidad de Chicago, y Shultz fue uno de sus profesores.

Esto no me molesto en absoluto. En las reuniones de mando militar, habíamos decidido que era una buena idea que los civiles tomaran una mano más fuerte, especialmente en política económica.

Nos opusimos a Arnulfo Arias’s candidatura del Partido Panamenista y también lo hicieron los estadounidenses.

El viejo caudillo me invitó a su casa de la playa justo antes de la campaña electoral y me dijo sin rodeos que una de sus promesas de campaña sería desmantelar el ejército, lo mismo que intentó hacer en 1968.

Con el apoyo del PDF y del PRD — Partido Revolucionario Democrático — Barletta fue elegido por un estrecho margen en 1984. Eso era lo que querían los estadounidenses.

Arias se quejó de que le habían robado las elecciones, pero sus quejas fueron ignoradas. Estados Unidos envió una delegación oficial a la inauguración; entre los asistentes se encontraba el ex presidente Jimmy Carter.

Con Barletta en la presidencia, estuve de acuerdo en que los militares deberían asumir un papel menos activo en los asuntos económicos y políticos. Tras su investidura, le dije a Barletta que queríamos volver al cuartel. “Con su elección” , dije, el país “Cenará en democracia para el desayuno, el almuerzo y la cena. “

Esto no iba a ser. Barletta comenzó a enfrentar críticas. Hubo quejas generales de que era un gerente terrible y un líder débil; no sabía nada sobre la construcción de consensos, ni en la asamblea legislativa ni entre el pueblo.

Barletta comenzó a hablar del análisis económico de Estados Unidos, que decía que países como Panamá debían imponer severos controles de reducción de costos para frenar la deuda del gobierno. El Fondo Monetario Internacional, de acuerdo con la política de la administración Reagan, estaba impulsando medidas de reducción del déficit en todo el hemisferio. El resultado seguramente sería la pérdida de cientos, si no miles, de puestos de trabajo en la administración pública. En lugar de crear alianzas políticas, negociar y vender esto a la legislatura y al país, Barletta simplemente anunció su apoyo a las medidas y se mantuvo al margen. Fue muy criticado; Los sindicatos, especialmente los que representan a los empleados públicos, se inquietaron, acusando que él estaba cediendo la soberanía panameña a la teoría económica estadounidense. Su reacción fue correr a esconderse detrás del apoyo y el prestigio que los militares podían ofrecerle.

Pero este no fue el único problema; la temperatura política estaba aumentando a nuestro alrededor. Barletta y yo éramos objetivos de alguien que estaba conspirando para socavar mi liderazgo de las Fuerzas de Defensa de Panamá.

Como se informa en el libro Nuestro Hombre en Panamá, con el presidente y Noriega fuera del país, Díaz Herrera decidió hacer la movida que había estado contemplando en secreto desde que Noriega asumió como comandante. Dio los primeros pasos hacia el derrocamiento de Noriega. “Vi venir una gran crisis. … Pensé que la oposición se iba a sacar mucho provecho de esa muerte. Entonces, con Noriega fuera, traté de ver si podía orquestar algo contra el propio Noriega, algo dentro del cuartel y con los políticos a mi lado. Me arriesgué, con el PRD y las Fuerzas Armadas, para ver si podía dar un golpe contra Noriega ”, relató Díaz Herrera.

En la mañana del 16 de septiembre de 1985, la noticia de su casa fue impactante: Hugo Spadafora había sido encontrado asesinado durante el fin de semana en Chiriquí. Estuve fuera del país en Europa durante varias semanas, asistiendo a una conferencia sobre asuntos militares y navales y viajando entre Inglaterra, París y Suiza.

Inmediatamente me comuniqué con Barletta en el palacio presidencial. Me contó su plan de trabajo para investigar el crimen. También hablé con un miembro de la Asamblea Legislativa, Alfredo Orange, quien era un amigo cercano de la familia Spadafora. Le aseguré que la investigación se llevaría a cabo y que le daría especial atención a mi regreso.

Spadafora era un panameño de cosecha propia que había estudiado medicina en Italia, luego se escapó a África como militante en la guerra de liberación de Angola antes de Angola ‘s independencia de Portugal, en 1975. Cuando regresó a Panamá, se unió a un movimiento estudiantil de izquierda local; tomó el nombre en clave Dr. Zhivago.

Spadafora se convirtió en informante de la Guardia Nacional; Los investigadores del Departamento Nacional de Investigaciones pudieron identificar y disolver la organización de izquierda a la que pertenecía, con base en la información que proporcionó. Fue durante su fase de informante cuando tuve mi primer contacto con Spadafora. En ese momento me desempeñaba como capitán a cargo de una brigada de infantería de élite llamada Pumas de Tocumen.

A lo largo de los años, lo conocí bien y lo ayudé a avanzar en su carrera cuando pude. Lo vi ascender de informante juvenil a viceministro de salud a jefe de una brigada panameña que se ofreció como voluntario para ayudar a los sandinistas a derrocar a Anastasio Somoza en Nicaragua. Mientras la marcha sandinista hacia la victoria ganaba fuerzas, Spadafora y la brigada Victoriano Lorenzo estaban allí. La historia encontró a Spadafora marchando hacia Managua y la eventual victoria de los sandinistas junto al comandante Zero desde el sur. Pero Daniel Ortega y TomasBorge y la columna principal de los sandinistas avanzaban desde el otro lado, y vencieron a Zero a Managua. Eso amplió la animosidad entre Eden Pastora y el resto de la dirección sandinista. Spadafora se quedó en el extremo corto. Cuando los estadounidenses comenzaron a organizar la Contra nicaragüense en la década de 1980, Spadafora también estaba allí.

Spadafora trabajó con los Contras. Como también estableció contactos de tráfico de armas en América Central, inevitablemente se codeó con el establecimiento estadounidense por un lado y los narcotraficantes por el otro, ambos intercambiando armas por drogas.

En este punto, las intrigas de Spadafora ya eran una mezcla de ideología y criminalidad, dependiente sólo del objetivo singular de hacer dinero. Habiendo establecido su base en San José, Costa Rica, hizo una lenta transición de luchador rebelde a hombre de negocios y traficante de ruedas.

Mantuvimos una operación activa de recopilación de inteligencia en Costa Rica, tanto porque era un país fronterizo como porque se había convertido en el centro de espionaje de varias agencias de espionaje. Spadafora era uno de los panameños que operaban en Costa Rica acerca de los cuales recibíamos informes regulares. No fue señalado para una observación especial, ni lo consideramos una amenaza o un actor importante en las intrigas de Centroamérica. La CIA también estaba trabajando arduamente para recopilar información de inteligencia en San José.

Nuestra información indicaba que la CIA tampoco consideraba a Spadafora como un jugador importante, pero sí sabían lo que el estaba haciendo.

Con el tiempo, Spadafora se transformó en mi enemigo y crítico de las Fuerzas de Defensa de Panamá.

Aparentemente se debió a una decisión del controlador general panameño de aislar a Spadafora y su estipendio mensual por el costo de la vida, que había comenzado durante sus días al frente de la brigada panameña de los sandinistas en Nicaragua.

Ese estipendio ascendió a aproximadamente dos mil dólares al mes, aproximadamente lo que ganó a mediados de la década de 1970 después de obtener el trabajo como viceministro de salud. Eventualmente, sin embargo, el controlador general y su oficina objetó, negándose a firmar comprobantes para pagar el alquiler de un nuevo apartamento que Spadafora había instalado en la ciudad de Panamá.

Spadafora resintió profundamente esto, considerándolo una afrenta personal, y comenzó a denunciarnos. No se trataba de una conversión ideológica ni de una decisión política: fue insultado y decidió buscar venganza.

Sin embargo, Spadafora iba y venía de la ciudad de Panamá a San José de manera libre y frecuente, sin temor al acoso. Su último y fatídico viaje, sin embargo, se produjo en circunstancias que aún no se comprenden.

El juicio por asesinato de 1993 en Panamá sobre el caso Spadafora mostró las dudas extremas que rodean el caso. Originalmente fui nombrado coacusado, junto con otros nueve hombres; no se presentaron pruebas en mi contra en el juicio, que se llevó a cabo en Chiriquí durante el gobierno de Guillermo Endara, el líder opositor hecho presidente por los estadounidenses. El jurado, a pesar de la presión política, respondió a la falta de pruebas y absolvió a siete agentes, entre ellos el mayor Luis Córdoba, con quien supuestamente estuve en contacto durante los asesinatos. Dos policías militares de Chiriquí, Francisco Eliezer González y Julio César Miranda, fueron condenados y confesaron el crimen. Fui condenado en ausencia, a pesar de que todos los oficiales que habrían tenido que servir como mi enlace si yo hubiera estado involucrado salieron impunes. Condenarme fue obviamente el resultado de la presión política, parte del síndrome de culparme por todo lo que sucedió en Panamá.

A principios de septiembre de 1985, según testimonio en el juicio, Spadafora decidió repentinamente regresar a Panamá. Por razones desconocidas, tomó el camino más largo, la difícil ruta terrestre, en lugar de hacerlo de la manera fácil, a través de aerolíneas regulares que vuelan desde la capital costarricense rodeada de montañas hasta las exuberantes orillas del canal a lo largo de la costa del Pacífico en menos de cuarenta y cinco minutos.

Spadafora ‘La viuda dijo que su esposo había recibido una llamada telefónica desde la ciudad de Panamá, convocándolo. “Vuelve aquí ” fue el mensaje.”Están a punto de suceder cosas muy grandes e importantes. “

Más tarde quedó claro que se estaba planeando un golpe en mi contra, y los conspiradores querían Spadafora ‘s ayuda. La periodista estadounidense Martha Honey informó en la BBC que tomó el té con Spadafora en Costa Rica dos días antes de que lo mataran. Dijo que estaba recaudando fondos y hombres para los contras nicaragüenses y que estaba relacionado con personas sospechosas que podrían haber estado involucradas en una disputa interna por narcotráfico entre varias facciones. Otra periodista, Leslie Cockburn, dijo que sus fuentes indicaron que Spadafora pudo haber sido asesinado por una disputa entre varios grupos narcotraficantes.

No podría haber sospechado que la muerte de Spadafora coincidió con lo que luego se reveló como un plan a medias de Díaz Herrera para levantar una rebelión contra mí.

La investigación sobre la muerte de Spadafora indicó que viajó desde la frontera en bus con González. Los testigos dijeron que vieron a los hombres viajar juntos y compartir el almuerzo en la ciudad de Concepción. González, a quien todos llamaban Bruce Lee, era indio, de apariencia asiática, experto en artes marciales como su homónimo de estrella de cine. Era uno de varios indios de la tribu local Guayme que formaban parte de la policía local, una rama auxiliar de las fuerzas de defensa.

La viuda de Spadafora, Arihanne Bejarano Acuña, declaró ante una investigación judicial panameña el 6 de enero de 1986, que “Hugo viajó a Panamá con el nombre de Ricardo Velázquez. Mi familia, su amigo Victoriano Morales y un contacto llamado Julio Valverde sabían de su viaje. Valverde lo había visitado un día antes. Hugo decidió irse de viaje a Panamá la mañana del jueves 12 de septiembre. Walter Chávez y Jorge Beade le habían dicho que tuviera cuidado con Julio Valverde, que Julio había traicionado a Hugo.”

En el juicio, Francisco Eliezer González guardó silencio mientras los fiscales describían cómo se cometió el crimen. Cuando le tocó hablar durante la reconstrucción de los hechos, confesó: llevó a Spadafora a un lugar aislado, lo ató y lo mató. “Yo estuve allí, lo conocí, tomamos el bus juntos … ” Testificó sin emoción; tampoco dijo por qué había cometido el acto.

También estaba imputado en el caso el teniente coronel Luis Córdoba, comandante militar en Chiriquí. Había sido un oficial leal y probablemente creía en el momento del asesinato que estaba protegiendo la institución militar al ocultar lo que sabía. Mientras estaba sentado allí escuchando el testimonio, se dio cuenta de cuánto daño había hecho al encubrir a González ‘s escritura.

Entonces, cuando González terminó, Córdoba rompió su silencio. Se quedó directa l y al “Bruce Lee ” mientras hablaba, en voz alta para que el jurado escuchara cada palabra.”Mi pecado fue que sabía lo que habías hecho, pero me mantuve callado ” , dijo.

Díaz Herrera confesó inicialmente “Causé … el derrocamiento de Barletta … para justificar … lo que había planeado contra Noriega. ” Más tarde se retractó, según documentos del gobierno citados en el libro The Noriega Years por Margaret Scranton (Boulder:. Lynn Rienner Publishers, 1989, p 89).

“Hasta este punto te protegí y guardé silencio. Nunca te acusé, pero’s por todas partes. I’Ya no te ayudaré. Tú’eres quien lo hizo ‘, Bruce Lee.’ Nunca recibí una orden para hacer esto, y nunca te di una. Tú lo mataste. ¡Dígales! ¿Te di la orden? “

“Bruce Lee ” miró hacia otro lado y no dijo nada.

Y eso ‘s la forma en que se dejó. Córdoba ayudó a encubrirlo, temiendo que se culpara a las fuerzas de defensa, pero no recibió órdenes ni ordenó ni participó en el crimen.

Años más tarde, incluso después de que terminó el juicio de 1993 y se identificó al asesino, aún quedaban dudas.

¿Fue un simple caso de robo? ¿Fue un asesinato por contrato, basado en una traición en un trato de armas? ¿Fue una retribución derivada de las guerras centroamericanas? Nunca se reveló ningún motivo.

En el juicio de 1993 hubo un imputado más, un joven capitán llamado Mario del Cid. Del Cid fue declarado inocente de todos los cargos. Sin parentesco con Luis del Cid, mi ex ayudante, quedó atrapado en el caso Spadafora. Según él, Díaz Herrera lo había invitado a unirse a la rebelión contra mí. Cuando Del Cid se negó, dijo, Díaz Herrera se vengó al implicarlo en el asesinato de Spadafora. Fue pura represalia de Herrera, dijo del Cid, pero permaneció en la cárcel durante cuatro años antes de que el caso llegara a juicio.

Esta serie de eventos ocurridos en mi ausencia dio lugar a una red de mentiras. De la nada. El mayor García Piyuyo, agregado panameño para asuntos policiales en Costa Rica, extraditó de Costa Rica a un alemán que afirmó tener conocimiento del caso. Hablando en la televisión nacional, el alemán proporcionó información inusualmente detallada sobre el asesinato de Spadafora, y Díaz Herrera lo jugó como si fuera la clave para desentrañar todo el caso. Pero nuestros investigadores analizaron sus afirmaciones y determinaron que eran pura invención. El alemán desapareció de la vista tan rápido como salió a la superficie.

Barletta, que ya tenía problemas con el liderazgo de nuestro Partido Revolucionario Democrático debido a su plan de aceptar las recomendaciones de recortes presupuestarios del FMI, ahora se involucró en una disputa constitucional sobre si tenía la autoridad para convocar una comisión de investigación sobre el incidente de Spadafora.

Terminé mi visita a Europa y volé finalmente a Nueva York, donde prometí reunirme con Barletta, que se estaba preparando para asistir a la Asamblea General de la ONU. Cuando llegué a Nueva York, hicimos varios intentos de encontrarnos, pero los problemas de programación nos frustraron. Barletta y yo tuvimos reuniones; se reunió sobre asuntos económicos con Shultz y otros funcionarios. Me reuní con líderes extranjeros, incluido el primer ministro Felipe González de España.

Si bien algo me dijo que me quedara en Nueva York y hablara con Barletta, mi preocupación por la situación en casa ganó. Era de noche cuando regresé a la ciudad de Panamá. En la zona de arribos de la sección militar del aeropuerto, encontré a un grupo de legisladores esperándome, exigiendo la cabeza de Barletta. Estaban hartos y dijeron que la asamblea no quería tener nada más que ver con él.

Barletta llegó de Nueva York al día siguiente. Enviamos un helicóptero al aeropuerto y lo llevamos directamente al cuartel general de mando para su consulta. Las reuniones fueron en mi oficina y duraron la mayor parte del día; asistieron Barletta; Jorge Abadia, el canciller; Coronel Marcos Justine y Romulo Escobar Bethancourt. Los procedimientos fueron una muestra de la situación y los cargos.

Las respuestas de Barletta fueron lentas y deliberadas. Estuve allí para escuchar, sirviendo como moderador de las discusiones, que continuaron durante el almuerzo, extendiéndose ocasionalmente fuera de mi oficina, arriba y abajo de los pasillos afuera.

Barletta intentó debatir el tema a un nivel más alto, utilizando razonamientos económicos y políticos. No mencionó ni a Spadafora ni a las investigaciones ni nada por el estilo.

Habló sobre su fixture y su apoyo político, y una cosa se destacó. “Si ustedes se deshacen de mí, me reemplazarán por Delvalle, un miembro de la oligarquía; usted’Ciertamente no tendré amigos en su círculo. Lo lamentarás si te deshaces de mí.

“¿De verdad quieres reemplazarme con un rabiblanco? “, Preguntó Barletta con aire reticente. Rabiblanco — “cola blanca” — era nuestro término argot para la oligarquía adinerada en Panamá. “¿Estás seguro de eso? ” , Dijo, argumentando que todavía era un presidente viable y el mejor seguro que tenía el PDF. El tiempo le dio la razón.

Estaba claro que los estadounidenses sabían lo que pasaba. A mitad de la reunión, recibí llamadas tanto de Néstor Sánchez del Consejo de Seguridad Nacional en Washington como del embajador de Estados Unidos, Everett Briggs.

“Escucha, Tony ” , dijo Sánchez.”Te espero’Realmente no voy a despedir a Barletta. Esto va a desencadenar muchos temblores aquí atrás; ellos ‘no te va a gustar. “ Fue muy conciliador , no es de extrañar, ya que a menudo habíamos trabajado juntos cordialmente en otros temas. Puedo ‘ t decir que era un amigo, porque no hay amigos en estos asuntos. Pero puedo decir que habíamos mantenido buenos contactos profesionales en el pasado, cuando él estaba en la CIA y luego en el Departamento de Estado.

“Manuel Antonio, como amigo tuyo, debo decirte que nunca se te perdonará en el Departamento de Estado; lo verán como si hubiera dado un golpe de estado. Vas a tener problemas, muchos, muchos problemas como resultado.

“Piense en ello, pensar en ello, ” dijo. Él no ‘No digo nada más, pero definitivamente había dejado claro su punto.

Briggs fue más directo: Barletta debería quedarse solo. El embajador de Estados Unidos no era un amigo , pero lo habían identificado como más que un embajador , un contacto de la CIA también. Dijo que estaba transmitiendo un pequeño consejo gratuito del propio Shultz “No lo hagas”, dijo. ”No lo hagas.”

Les dije tanto a Sánchez como a Briggs que era imposible para mí mantener a Barletta como presidente. Traté de explicar el ambiente político interno y la presión para que lo derrocara. No entendiendo nada de esto y desinteresados en la política panameña, no me creyeron. Vieron esto simplemente como que una vez más que les dije que no y me volví contra ellos.

Peter Eisner informa

El caso Spadafora fue otra herramienta, manipulada en una causa célebre: debido a las relaciones públicas, un solo asesinato sin resolver comenzó a cobrar más importancia en los Estados Unidos que los miles y miles de asesinatos que tienen lugar bajo los auspicios de Estados Unidos en toda América Central. La carta de Spadafora se jugó con la ayuda de periodistas que trataron sin cuestionar toda la propaganda y escucharon los desvaríos del hermano de Spadafora, Willy, que encontró una vida para sí mismo en la notoriedad que rodea a la muerte de su hermano.

El coronel Al Cornell, agregado militar de la embajada de Estados Unidos en Panamá, se precipitó a la oficina del encargado de negocios, William Price, con la sorprendente noticia: el cuerpo decapitado de Hugo Spadafora había sido encontrado debajo de un puente en la provincia de Chiriquí.

“¿Has oído las noticias?” preguntó. “Alguien mató a Hugo Spadafora. Este es un gran problema para este gobierno y este ejército”.

“¿Cuál es el problema, Al?” preguntó Price. “Es sólo un Torrijista de izquierda. No es gran cosa”.

“Te lo digo. Bill, esto va a tener repercusiones a largo plazo para este gobierno. Esto va a causar una acidez estomacal enorme”.

Cornell y otros funcionarios estadounidenses investigaron el caso.

“Me cuesta creer que Noriega estuviera involucrado”, dijo. “No creo que Spadafora fuera una gran amenaza en cualquier caso. Sólo un tonto habría hecho algo como ordenar la matanza. No es tonto; es un tipo inteligente y un luchador callejero muy brillante”.

Don Winters, el jefe de la estación de la CIA, estuvo de acuerdo con Cornell en que había grandes problemas. Pero dudaba de la participación de Noriega. “Primero, no sigue el modus operandi de Noriega”, les dijo a sus amigos. “El ejército panameño no mata a la gente. El exilio es el método más común para lidiar con los enemigos para ellos”.

Los investigadores estadounidenses en el lugar vieron pruebas más allá de toda duda razonable de que dos policías auxiliares en Chiriquí eran responsables del asesinato.

No pudieron encontrar un motivo claro. Quizás, dijo Cornell, los subordinados pensaron que le estaban haciendo un favor a su jefe, Noriega, al deshacerse de Spadafora.

“Bueno, posiblemente”, dijo Winters, pero lo dudaba. Spadafora no era una amenaza real para Noriega. A pesar de las irritantes noticias y columnas escritas por el exiliado panameño, realmente tuvo muy poco impacto en Panamá.

Todos ellos descartaron los informes de que Spadafora fue asesinado antes de que pudiera entregar información secreta sobre Noriega a la embajada de Estados Unidos en la ciudad de Panamá. Describieron a Spadafora como un contacto de inteligencia de bajo nivel para los Estados Unidos. Si tuviera información especial sobre Noriega, que dudaban, podría haberla entregado en San José, Costa Rica, donde vivía. En cualquier caso, ciertamente habría tenido múltiples copias de la información. No ha surgido tal información. Floyd Carlton, sin embargo, le dijo a los agentes de la DEA después de su arresto en Costa Rica que le había proporcionado a Spadafora información sobre Noriega.

A pesar de leer informes de noticias sobre el tema, los hombres nunca vieron ninguna información creíble de que Noriega estuviera involucrado. “Como mucho”, dijo el coronel Matías Farías, “se podría decir que Noriega participó en un encubrimiento, o al menos permitió que el caso quedara sin enjuiciamiento. Pero no creo que esté involucrado”.

Cada vez que Cornell, Farias o el jefe de la estación de la CIA en ese momento, Donald Winters, fueron interrogados por colegas o amigos, su afirmación de la falta de participación de Noriega fue recibida con incredulidad .

¿No habían visto la transcripción de la Agencia de Seguridad Nacional de la conversación que Noriega tuvo con su comandante en la escena? Mayor Luis Papo Córdoba?

“No sé nada de eso”, dijo Farías. “Tampoco Cornell y Winters. Y si no lo saben, puede estar bastante seguro de que no existe”.

Se informa ampliamente sobre la relación de Carlton con Spadafora.

Sin lugar a dudas, la vinculación de Noriega con la orden del asesinato de Spadafora fue el elemento más significativo citado para manifestar su oposición tanto en Panamá como en Estados Unidos. De hecho, incluso cuando el juez federal William M. Hoeveler consideró la posibilidad de que Noriega fuera inocente de los cargos de drogas en su contra, me dijo que estaba apaciguado al saber que Noriega era un mal personaje, en cualquier caso estaba involucrado en el asesinato de Spadafora. “

La suposición del juez de la sabiduría de los residentes sobre el caso Spadafora provocó una mirada más profunda a los antecedentes de la acusación de que Noriega ordenó el asesinato de Hugo Spadafora.

Las entrevistas con funcionarios del gobierno y periodistas que escribieron historias sobre el asesinato de Spadafora no han logrado desarrollar una fuente original para la transcripción de la NSA.

Todos los informes publicados que pude encontrar sobre la supuesta cita de la Agencia de Seguridad Nacional se remontan a Guillermo Sánchez Borbón (alias Tristan Solarte) , cuya columna en el periódico anti-Noriega La Prensa publicó por primera vez los cargos de la falsa participación del general en el asesinato.

Guillermo Sánchez Borbón (también conocido como Tristán Solarte) dijo cándidamente en una entrevista que no podía confirmar la fuente de la cita y que su libro sobre Noriega, “ En el tiempo de los tiranos ”, no era del todo cierto. “No era un libro objetivo, era un libro combativo. Tiene sus inexactitudes”, dijo. Sin decir que se inventó la referencia a la Agencia de Seguridad Nacional, dijo que nunca había escuchado la cinta ni había visto la transcripción de tal declaración.

El maestro , novelista y narrador estadounidense de Sánchez Borbón, R.M. Koster, estuvo profundamente involucrado en crear la impresión popular en los Estados Unidos y en otros lugares de que Noriega había ordenado el asesinato de Spadafora. Escritor expatriado y nominado una vez al Premio Nacional del Libro, Koster ha vivido en Panamá durante cuarenta años. Su novela más reciente es ‘Carmichael’s Dog’ , en la que el personaje principal alberga un universo demoníaco infernal cuyos miembros a veces saltan del oído del perro al cerebro del maestro.

Cuando era joven en la década de 1950, Koster sirvió en la 470 Brigada de Inteligencia del Ejército de los Estados Unidos, con sede en Panamá. Es un activista del Partido Demócrata y asiste a la mayoría de las convenciones del partido como delegado expatriado. En el apogeo de la política anti-Noriega de EE. UU., Formó parte de un grupo selecto de fuentes informadas de habla inglesa, informantes y reparadores utilizados por corresponsales extranjeros de EE.UU., Incluidos los de Newsweek, Newsday y The New York Times para proporcionar antecedentes sobre la situación de Panamá. escena. Más recientemente, Koster es fuente de una novela de John le Carre sobre Panamá, que retrata la vida militar y política panameña.

Su papel como experto independiente era cuestionable. Koster escribió la versión en inglés de la historia sobre la interceptación de la Agencia de Seguridad Nacional, primero en un artículo de Harper’s Magazine de 1988, luego en su libro conjunto posterior a la invasión, In the Time of the Tyrants.

Tres soldados de Estados Unidos y fuentes de inteligencia: Winters, jefe de la estación CIA en Panamá, Dewey Clarridge, su superior en la CIA en Washington, y Cornell, el agregado militar en Panamá, todos en el poste en el momento de la matanza Spadafora, dijeron que nunca habían oído una intercepción tal y no creía que existiera.

En el mismo libro Panamá, Koster — que a veces es escritor fantasma- escribió la columna de Sánchez Borbón bajo la autoría “El Gringo Desconocido” (desconocido Gringo) — admite haber reunido en Washington en 1988 con los miembros del Consejo de Seguridad Nacional de la administración Bush, llamando para la invasión estadounidense de Panamá y comparar a Noriega con Hitler.

‘¿Cómo vamos a sacar a Noriega de Panamá?’ El ayudante del senador Kennedy, Gregory Craig, preguntó a RM Koster en enero de 1988. “De la misma manera que sacamos a Hitler de Europa”, escribe, continuando en tercera persona.

Seis semanas después, Koster estaba en el antiguo edificio de la Oficina Ejecutiva en Washington, diciendo lo mismo a los miembros del personal del Consejo de Seguridad Nacional. Las acusaciones hicieron que la brecha entre Noriega y Estados Unidos fuera irreparable, sin importar lo que pudieran desear los demás amigos de Washington. Estados Unidos no pudo salir de Panamá durante doce años, hasta la hora señalada para entregar el Canal a los panameños.

Noriega no se iría a menos que se viera obligado a hacerlo. El pueblo de Panamá no pudo, por lo que el negocio terminaría en una acción militar estadounidense. Cuanto antes sucediera esto, menos personas morirían.

A pesar de promover esta táctica, Koster dice que esto no fue “abogar por un curso de acción”, sino más bien “predecir un evento”.

Entrevisté a varios periodistas, políticos y funcionarios del gobierno que informaron sobre la supuesta participación de Noriega en el caso Spadafora citando otras fuentes, o como un hecho sin documentación.

Murray Waas, un periodista independiente, escribió un artículo en The Village Voice, citando el artículo de Harper. “Lo saqué del artículo de Harper’s Magazine de Sánchez Borbón”, me dijo Waas. “Probablemente debí haberlo revisado mejor. Tengo esta sensación de malestar en el estómago que no lo revisé lo suficiente … Lo asumí “ . Koster dijo que había recibido el informe de intercepción de la NSA de Sánchez Borbón. Borbon dijo que no recordaba la fuente, pero sugirió al periodista de investigación Seymour Hersh; Winston Spadafora, hermano del oponente asesinado de Noriega; o la inteligencia francesa.

Hersh dijo en una entrevista que no sabía quién era Guillermo Sánchez Borbón y que recibió la primera palabra de la cita de la NSA sobre Spadafora años después en Panamá mientras investigaba un posible guión cinematográfico en Panamá para el director Oliver Stone.

Las fuentes de inteligencia estadounidenses negaron que Winston Spadafora hubiera recibido información sobre una interceptación de Estados Unidos y dudaron de que hubiera algún informe francés sobre el tema.

Carlos Rodríguez, ex candidato a la vicepresidencia panameña y cabildero político anti-Noriega en Estados Unidos, dijo que había escuchado el informe de Roberto Eisenmann, jefe de Sánchez Borbón en La Prensa.

Eisenmann dijo que no sabía de dónde provenía el informe, pero siempre asumió que Sánchez Borbón se le había ocurrido la historia.

El gerente de política exterior de Estados Unidos en América Latina durante el gobierno de Reagan, el ex subsecretario de Estado Elliott Abrams, dijo que no conocía la fuente del informe Spadafora. Pero dijo: “Los informes oficiales, según lo recuerdo, lo dejaron claro. Yo diría que mi recuerdo de esto es que el asunto Spadafora fue la primera grieta en las Fuerzas de Defensa de Panamá”.

Briggs, el embajador de Estados Unidos en Panamá en ese momento y enemigo declarado de Noriega, dijo que dudaba de la existencia de tal intercepción de la Agencia de Seguridad Nacional. “No recuerdo los informes de inteligencia ni ningún informe privilegiado sobre el caso. Creo que es muy posible que Sánchez Borbón haya inventado todo”.

Dwayne “Dewey” Clarridge, el jefe retirado de la CIA para América Latina, arrojó luz sobre varios puntos. Dijo que nunca hubo pruebas que vinculen a Noriega con la muerte de Spadafora. “Es ridículo, lo habría sabido, pero no lo hice porque no había pruebas ni intercepciones”.

Todo el asunto Spadafora , dijo, incluidos los cargos por drogas contra Noriega, eran “una farsa”.

En el caso de las acusaciones de Oliver North de que Noriega se ofreció a atacar objetivos y asesinar a los líderes sandinistas nicaragüenses, se suscribió a la teoría de que uno de los muchos intermediarios no oficiales utilizados por las operaciones improvisadas de la Contra de North estaba negociando un trato para convencer a North y Noriega de trabajar juntos.

Noriega dijo que el intermediario, Joaquín Quiñones, un exiliado cubano radicado en Miami, era su línea constante hacia el norte. Pero Quiñones, que murió en 1990, nunca estuvo en el personal del Consejo de Seguridad Nacional y aparentemente estaba intercambiando influencias entre los dos hombres.

General Manuel Noriega — http://Noriega.carrd.co

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store