“Fuerza de Defensa de Panama lucha en la guerra contra drogas” por Gretchen Small

“Fuerza de Defensa de Panama lucha en la guerra contra drogas” por Gretchen Small, Executive Intelligence Review

Un informe de 306 páginas emitido en agosto por el gobierno de Panamá, “16 años de lucha contra el narcotráfico”, relata una historia no contada, la historia de la guerra de las Fuerzas de Defensa de Panamá contra el imperio de los narcóticos, a medida que se ha intensificado durante la años bajo el mando personal del hombre que hoy encabeza esa Fuerza, el general Manuel Antonio Noriega. Se emitió “16 años de lucha” en defensa del general Noriega, contra una campaña internacional de calumnias, insinuaciones y rumores lanzados por las fuerzas opositoras de Panamá. y el Departamento de Estado de Estados Unidos.

La campaña pintó a Noriega como “el protector de ‘la Conexión Panameña’” de narcóticos y crimen, un agente doble de Cuba y la CIA estadounidense, y el jefe de la “mafia militar”. Los autores de esa calumnia no han presentado pruebas, alegando solo que la inteligencia estadounidense tiene “pruebas clasificadas” para respaldar los cargos. “16 años de lucha” es la respuesta de Panamá. Por orden del presidente Eric Delvalle, el gobierno panameño ha hecho públicos documentos desclasificados de Estados Unidos y Panamá sobre la guerra contra las drogas en Panamá, y ha proporcionado estadísticas, informes de antecedentes y un historial de la intervención de Pan ama en el debate internacional sobre narcóticos, para demostrar no solo los éxitos de Panamá en la guerra contra las drogas, sino también que Panamá ha colaborado activamente con Estados Unidos en esa guerra.

Sin embargo, la cuestión no es solo defender el historial de Panamá en materia de drogas. El contraataque de Panamá ha arrojado varias bombas políticas en la batalla mundial para construir un comando antidrogas unificado.

El gobierno panameño nombra a la Corona Británica como el patrocinador original del tráfico internacional de narcóticos, especificando el papel de la Compañía Británica de las Indias Orientales de la Corona y sus aliados en las “grandes familias de Nueva Inglaterra”, al imponer -por la fuerza- “la adicción masiva a narcóticos “sobre el mundo colonial. Los narcóticos fueron impulsados” oficialmente por el Imperio Británico con la convicción de que era posible atacar la vida y la salud de una nación atrasada sin afectar al imperio mismo “, afirma el informe del gobierno de Panamá.

Los medios de comunicación del Establecimiento Liberal gritaron que el candidato presidencial estadounidense Lyndon LaRouche estaba “loco” y “paranoico”, cuando los asociados de LaRouche en EIR documentaron esa historia en su bestseller, Dope, Inc. Ahora, el gobierno panameño también ha declarado públicamente esa historia conocida pero poco mencionada, justo cuando se rompe la noticia en Europa de que un “oleoducto” en el Palacio Real de Gran Bretaña dirigido por la Reina de La hermana de Inglaterra, la princesa Margaret, ha sido descubierta.

El problema tiene implicaciones para la política. Identificar los narcóticos como un instrumento de guerra colonial es fundamental para desarrollar una contraestrategia adecuada contra los narcóticos, tratados con demasiada frecuencia como un problema “sociológico”, sin raíces históricas ni propósito. La existencia misma de la humanidad de hoy se ve amenazada por los resultados de esa política, argumenta “16 años de lucha”. El narcotráfico, en palabras del general Noriega, se ha convertido en el “quinto jinete del Apocalipsis”, alcanzando el nivel de “genocidio”, contra su objetivo especial, la juventud. Nuevos “factores geopolíticos” han entrado ahora en el tráfico de drogas, amenazando el futuro de la sociedad occidental como se la conoce hoy.

El informe de Panamá es una lectura urgente por parte de las agencias y el personal responsable de la seguridad nacional dentro del gobierno de los Estados Unidos. Precisamente mientras la administración Reagan se preparaba para construir una alianza militar dentro de las Américas contra los narcóticos, facciones dentro de la administración intentaron destruir una de las mejores relaciones laborales en la guerra contra las drogas ya establecida en el continente, la coordinación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos. Agencia y Guardacostas con las Fuerzas de Defensa de Pan ama.

El informe proporciona evidencia concluyente de que los enemigos de Noriega están en la mafia de la droga. Luego, deben responderse varias preguntas en Washington. ¿Qué agencias y personal iniciaron la campaña de difamación contra Noriega? ¿A través de qué canales se convirtió esa política en hegemónica en la administración? Los funcionarios del Departamento de Estado de EE. UU. No han ocultado que Noriega y el gobierno de Panamá están en su lista de objetivos para el derrocamiento. Pero las facciones dentro de la comunidad militar y de inteligencia también han impulsado la campaña.

Tales preguntas no son “un asunto panameño”. Rastrear la campaña “conseguir a Noriega” hasta sus autores, proporcionará a los funcionarios estadounidenses una identificación “colorada” de los activos del comercio de drogas infiltrados dentro del aparato de seguridad nacional de los Estados Unidos.

Como cruce de caminos de transporte, banca y comunicaciones para las Américas, la mafia de la droga apuntó a Panamá como un centro de transbordo y coordinación. Hasta 1968, cuando el coronel Omar Torrijos, con la ayuda de Noriega, estableció un nuevo sistema político en el país, la política y la economía de Panamá estaban en manos de representantes locales de las familias oligárquicas internacionales, quienes han utilizado a Panamá como un general “libre”. -Centro de instalaciones comerciales desde la época de Teddy Roosevelt. Aunque el 80% de la economía de Panamá permanece hoy bajo el control de intereses extranjeros, con el golpe de Torrijos, la libertad de acción política de la oligarquía se volvió cada vez más limitada.

Las Fuerzas de Defensa de Panamá establecieron un programa antidrogas en 1970, bajo el mando del Teniente Coronel Noriega, entonces jefe de Inteligencia de la Guardia Nacional. Los fundamentos políticos de la unidad antidrogas creada por Noriega se describen en un discurso de 1973 de Noreiga, extraído en el Documento que sigue a este artículo. Luchando por una estrategia multinacional contra la amenaza de las drogas, Noriega ha propuesto en repetidas ocasiones que el papel histórico de Panamá como encrucijada se convierta en una ventaja diferente, mediante el establecimiento de un centro operativo de inteligencia, detección, estrategia, operaciones tácticas y apoyo logístico para la guerra en Drogas.

Las estadísticas de captura de drogas demuestran los efectos de la política, en el territorio bajo control de las Fuerzas de Panamá. (Las autoridades estadounidenses siguen siendo responsables de vigilar el tránsito a través de la Zona del Canal). De 1970 a 1980, las Fuerzas de Panamá capturaron y destruyeron 293 kilogramos de cocaína y 2.215 toneladas métricas de marihuana, y deportaron a 201 narcotraficantes, incluidos 46 fugitivos de la justicia estadounidense.

Con el inicio del boom de la cocaína de la década de 1980, la guerra antidrogas de Panamá se intensificó. Desde 1980 hasta los primeros siete meses de este año, las Fuerzas de Defensa de Panamá incautaron aproximadamente 1,5 toneladas métricas de cocaína pura, mientras que se lanzaron campañas de erradicación, incluida la fumigación, contra los intentos de establecer la producción nacional de marihuana; Se capturaron 1,4 toneladas métricas de marihuana transbordadas a través de Panamá; y 232 narcotraficantes fueron deportados, incluidos 41 fugitivos buscados en los EE. UU. desde 1984, se han incautado productos químicos utilizados en el procesamiento de cocaína, ya que Panamá cooperó en un esfuerzo multinacional para cerrar el producto químico europeo / estadounidense-sudamericano tubería.

La cooperación con las autoridades estadounidenses ha sido amplia. En 1980, las Fuerzas de Defensa establecieron procedimientos que autorizaban a las embarcaciones del Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos a abordar, registrar y realizar arrestos, en aguas internacionales, en embarcaciones de registro panameño sospechosas de estar involucradas en el tráfico de drogas. Esa autoridad es fundamental, ya que las liberales leyes de registro de buques de Panamá, vigentes desde la década de 1920, habían convertido a Panamá en un centro de registro de buques.

Las Fuerzas de Defensa “siempre han mantenido una estrecha relación de comprensión, respeto, cooperación y confianza mutuos” con la Administración de Control de Drogas de EE. UU.

(DEA) en Panamá, informa “16 años”. Además de la incautación coordinada de productos químicos, el principal éxito del enfoque multinacional de Panamá para la guerra contra las drogas fue el arresto en 1984 de los jefes de cocaína colombianos, Jorge Luis Ochoa y Gilberto Rodríguez Orejuela. La información proporcionada por las Fuerzas de Defensa de Panamá a la DEA, motivó su detención en España, en un operativo coordinado por la DEA y las autoridades españolas.

Poco después, las autoridades panameñas cerraron el First Interamericas Bank, con sede en la ciudad de Panamá, cuando se descubrió que era propiedad de Rodríguez Orejuela.

Rompiendo la conexión de Kissinger

En un Libro Blanco sobre la Desestabilización de Panamá emitido en junio de 1986, EIR informó que los círculos estadounidenses detrás de la campaña “get Noriega” estaban promoviendo los intereses del ex Comandante de la Guardia Nacional, General Rubén Darío Paredes, como contraataque al General. Noriega. Paredes, ahora retirado, fue presentado a lo largo de la década de 1980 como el “activo clave de Estados Unidos” en Panamá por el establishment liberal. El ex embajador de Estados Unidos en Panamá, Ambler Moss, un protegido del promotor de la legalización de las drogas Sol Linowitz, llamó a Paredes uno de los panameños “. mejor dispuesto a los EE. UU. “ En 1983, Henry Kissinger dio un paso al frente personalmente para promover a Paredes como el futuro jefe de estado de Panamá.

El Libro Blanco de EIR detalla las conexiones de Paredes con el narcotráfico y el terrorismo, como los conocíamos entonces. El informe del gobierno de Panamá, “16 años de lucha”, presenta nueva evidencia de que los amigos de Kissinger en Panamá intentaron en 1984 establecer Panamá como un nuevo centro de procesamiento de cocaína y sede de los zares colombianos de la cocaína. El complot fue derrotado por Noriega, el hombre que algunos círculos de Washington están tratando de sacar del poder.

La mafia colombiana puso en marcha el plan para tomar el control de Panamá, en el momento en que Colombia lanzó una guerra total contra el narcotráfico, informa “16 años”. Panamá, cerca de los puntos de transbordo, fue elegida como un sitio para un nuevo laboratorio gigante de cocaína, para reemplazar las instalaciones de la mafia cerradas por el ministro de Justicia colombiano, Rodrigo Lara Bonilla, y la batalla militar que siguió después de su muerte en 1984. La mafia “planeó lograr un tránsito claro de cocaína a través de Panamá, utilizar las facilidades bancarias panameñas para sus transacciones y, finalmente, establecer un gran laboratorio en Darién, la provincia selvática más despoblada de Panamá ”, explica el informe.

Los capos de la cocaína de Colombia, la familia Ochoa, comenzaron a tirar su dinero por Panamá y “se pusieron en contacto con autoridades con aspiraciones políticas y les obsequiaron costosos caballos de paso y otros regalos”. Tres panameños se ofrecieron como protectores del plan mafioso: los empresarios Gabriel Méndez, Olmedo Méndez y Ricardo Tribaldos (este último familiar del editor de La Prensa de la mafia de la droga, Roberto Eisenmann), y el Tte. Cnel. Ju lian Melo Borbua, entonces Secretario Ejecutivo del Comando General de las Fuerzas de Defensa.

El general Paredes, protector del teniente coronel Melo, fue uno de los que recibió caballos de paso de los Ochoa para el complot, “a través de un rico ganadero panameño, que es miembro de la oposición política”. Melo recibió $ 4 millones de la mafia de Ochoa, para llevar a cabo un golpe de Estado contra el gobierno y el mando militar de Panamá, complot que incluía el asesinato del general Noriega.

Derrotado por la inteligencia y las operaciones combinadas de las Fuerzas de Defensa de Panamá, el ejército colombiano y la DEA de los Estados Unidos, la mafia de la droga trasladó sus principales instalaciones a Perú y Bolivia en 1984, donde, hasta que Alan García llegó al poder en Perú en julio de 1985, Las autoridades gubernamentales no ofrecieron resistencia a los esfuerzos de la turba. En Panamá, Melo fue dado de baja deshonrosamente de las Fuerzas de Defensa, para que pudiera ser juzgado por autoridades civiles.

General Manuel Noriega — http://Noriega.carrd.co

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store