“El rol militar en el aseguramiento de la democracia ” por General Manuel Noriega

En una dirección a la Universidad de Harvard, Escuela de Gobierno John F. Kennedy el 28 de febrero de 1985, el comandante de Panamá’s fuerzas de defensa, el general Manuel Antonio Noriega, exponiendo su punto de vista sobre el papel necesario de los militares para asegurar la paz en Centroamérica. Ninguna estrategia simple de fuerza militar ni fachada de “la democracia” triunfará, argumentó el general. Por lo tanto, los militares deben unirse a otras sectores nacionales en la definición y aplicación de las políticas sociales y económicas que mejorar la vida de sus compatriotas.

Noriega ha participado activamente en la promoción de este concepto ampliado de deber militar, junto con otras fuerzas militares en la región. Esta cuestión de la postura militar es central para la vida política en Guatemala, por ejemplo, mientras fuerzas extranjeras al país buscan poner a los militares y a la nación uno contra el otro. El presidente de Guatemala Vinicio Cerezo y nacionalistas dentro de los militares han establecido para establecer una base sólida de colaboración, lo Cerezo denomina “construcción de la nación ” en su discurso inaugural.”No tenemos ninguna intención de volver al viejo concepto del ejército retirado de politica, y se limita exclusivamente a los cuarteles, que actúa como un juez sobre la vida cotidiana de los gobiernos y de los pueblos, ” Cerezo declaró en una entrevista con México’s Excelsior el 18 de febrero de 1986. “El ejército debe estar involucrado en el proceso social , y garantizar este proceso en interés de la gente … .Se debe estar comprometido con el proceso general de la institucionalidad en el país. “

El general Noriega es hoy el objetivo de una campaña internacional diseñada para expulsarlo del poder, que lo ha descrito como un dictador, un comunista y un manipulador corrupto. Detrás de los ataques, sin embargo, se encuentra la encarnizada batalla por la política. Por esa razón, aquí proporcionamos extractos del discurso de Noriega en Harvard.

Me han pedido que les hable especialmente sobre el tema del papel de los militares en el proceso de paz centroamericano. Debo hacer algunas observaciones generales sobre las formas constructivas en que los líderes militares podemos incidir en el mejoramiento político, social y económico de la región, poniendo especial énfasis en las situaciones de El Salvador, Nicaragua, Guatemala y Honduras.

Si tuvieras que creer que la solución permanente de los conflictos actuales en Centroamérica es puramente militar, es decir, si tuvieras que pensar en una solución de fuerza pura y simple, entonces no tendría nada que decirte.

El hecho de que desees una presentación sobre estos temas en un centro académico de tan prestigio intelectual como la Universidad de Harvard implica una conciencia muy clara por tu parte de que existen otras causas más profundas que deben ser analizadas y discutidas, para encontrar soluciones menos costosas y más productivas.

Para nosotros, los militares panameños, la atención a la situación cada vez más beligerante y deteriorada de Centroamérica es una responsabilidad seria, de dimensión nacional e incluso más amplia. Es lógico que veamos las cosas así, porque esta conciencia de responsabilidades se basa en una realidad innegable. Panamá pertenece a esa región de terrafirma americana. Panamá tiene un canal interoceánico que influye directamente en la seguridad mundial. Cualquier acción que ocurra en la región centroamericana afecta directamente la seguridad y estabilidad del istmo del canal, como también afecta las normas de seguridad internacional.

Es incuestionable que el pensamiento y la acción de las distintas Fuerzas Armadas centroamericanas son vitales para cualquier solución efectiva que se busque. Si se desea la paz para Centroamérica, y que cada país -respetado en su dignidad e independencia nacional- sea capaz de asumir decididamente la tarea de superar paulatinamente el subdesarrollo, entonces hay que considerar objetiva y realistamente el papel trascendental que tienen las fuerzas armadas de cada uno. el país debe jugar en el desarrollo integral de sus respectivas sociedades … .

Algunos individuos, grupos o sectores abordan el prob — blemas de Centroamérica en términos muy simplistas y formales, sin lógica.

Según esa interpretación formal, la región ‘s problemas se encuentran entre la libertad y oppres — sión, entre la dictadura y la democracia. Pero una mirada más cercana a las raíces de los conflictos muestra que tal visión no se corresponde con la realidad, que el análisis de los problemas no puede proceder de esta manera. Para demostrar que esta interpretación formal es incorrecta, solo hay que pedir a cada pueblo estadounidense central, si es que alguna vez se les ha dado la oportunidad de plena partici — par en la vida política y económica de sus respectivos países. No se puede escapar a la conclusión de que la respuesta sería negativa. El pueblo centroamericano ha estado ausente de la consideración de sus propios destinos.

Para resolver el problema de América Central, sin embargo, no se puede caer en la creencia de que la democracia no es más que la de — postulación de un voto político. La democracia no se reduce a ese ejercicio electoral. La democracia real y efectiva debe ser una democracia pedagógica, consciente, en la que el hombre no se limite a actuar dentro de los conceptos políticos o electorales cultivados por los partidos de la zona. Es decir, una democracia en la que el hombre tiene una idea de economía y de derechos sociales. Incluyo a Panamá dentro de esta mirada y dentro de estos conceptos.

Las causas de la crisis

Debemos saber, con total claridad, que las causas más profundas de la turbulencia política y militar en varios de los países de América Central se derivan de su real situaciones objetivas, por datos concretos. Estos muy concretos pueden definirse como una población en condiciones de pobreza extrema , las crueles e históricas injusticias sociales del analfabetismo y la ignorancia, y todos los demás factores que caracterizan a esas sociedades ubicadas, por su desarrollo socioeconómico, dentro del llamado Tercer Mundo, que son:

• la actividad predominante del sector primario, sobre todo de la agricultura de subsistencia

• la tendencia a la producción de monocultivo

• la reducción de la renta media per cápita

• subempleo

• desempleo “ oculto”

• desequilibrio demográfico con respecto al crecimiento de la producción real

• la debilidad de la mujer y de los niños

• estratificación social rígida

• la alta tasa de analfabetismo

• la limitación o ausencia de higiene y saneamiento

• alta tasa de mortalidad infantil

• desnutrición

• escasez de vivienda

• miseria rural escandalosa

• subindustrialización

El Salvador enfrenta hoy un dramático deterioro de los pilares básicos de su estructura socio-económica y política. Una generación militar, no comprometida por las injusticias del pasado, se encuentra cara a cara, arriesgando y perdiendo la vida, contra los trabajadores pobres y los campesinos atraídos ideológicamente por la guerrilla como única opción. Hoy la guerrilla ha perdido el respeto al Presidente de la República de El Salvador y a los gobiernos civiles. Solo quieren hablar, en este momento, con los militares, con aquellos a los que se enfrentan en el campo de batalla.

En Guatemala, las Fuerzas Armadas durante mucho tiempo permanecieron separadas del tradicionalmente analfabeta, humilde y ex — campesino ploited y población indígena. Ahora esas Fuerzas Armadas han podido superar la era de la violencia. Bajo la dirección de su presidente, el general militar Mejía Vítores, que estaban renovando el contacto con la gran mayorías campesinas e indígenas a través de una estrategia de desarrollo especial, según el cual el soldado se comprometió a la leva de alfabetización — pañas y para el trabajo de desarrollo comunal … .

Nicaragua ha vivido los últimos 45 años de su historia como una serie de reencarnaciones de la familia, con una re Guardia Nacional — movido desde principios de la seguridad y el desarrollo. Esto dio lugar a un movimiento armado respaldado en su momento histórico por los principales países de América. Así quedó probado que la derrota de un ejército es directamente proporcional a la ausencia de apoyo popular a los fundamentos de su doctrina militar.

Como los militares, podemos pasar un judg crítico e histórico — ción de que la Guardia Nacional de la época de Somoza, inspirado en el uniforme de West Point, pero nunca identificado con la excavación — nified y glorioso espíritu de la West Point ‘s alma.

Honduras dentro de su precariedad socioeconómica situa — ción, tiene un ejército juvenil mucho más cerca del people.In su mayoría, es un militar con formación universitaria, que ha intentado y ha mantenido un equilibrio tolerantes con la sub — tensiones ideológicas versive de su vecinos.

La tarea de la recuperación nacional

Hemos planteado una terrible contradicción: por un lado, los países de Centroamérica necesitan realizar cambios en las estructuras políticas, económicas y sociales internas para eliminar las causas reales de la subversión y de la guerra. Pero, por otro lado, la guerra ya declarada, una guerra de desgaste en la que no puede haber vencedores ni derrotados, impide y retrasa la implementación de cualquier programa de recuperación nacional.

Además, la ayuda económica internacional que estos países han recibido hasta ahora no ha sido ni suficientemente amplia ni suficientemente generosa. Tiene existen — cado en el pasado, y continúa existiendo, demasiada ayuda económica condicional. Los famosos programas económicos de reordenamiento y reestructuración de las economías de los países subdesarrollados, que ciertas instituciones financieras internacionales buscan imponer, se convierten en fuentes adicionales de descontento, conflicto, sufrimiento social y enfrentamiento con el pueblo, como ha ocurrido en Ecuador, Santo Domingo. y Pana ma .

Ante esta situación, en la que Centroamérica apenas tiene palabra para decir, los más finos y sofisticados conceptos de análisis económico que se pueden estudiar aquí en Harvard ‘s escuela de ciencias económicas, se rompen en mil pedazos.

Me gustaría acuerdo con usted en un momento dado, lo que me atrevo a plantear de la siguiente forma: que no puede haber ningún gobierno solo, ausente y separada de los que llevan armas, sobre todo en América Central y en América Latina . Porque en la medida en que las Fuerzas Armadas tengan definido su rol y sus funciones diseñadas en correspondencia con su misión, las armas que poseen permanecen al servicio de la paz. Así podríamos conjugar la palabra “democracia ” y el concepto de”derechos humanos ” de manera seria y profunda, fundamentada en las realidades del pueblo. No dema — pedagógicamente, con sólo un espectáculo propagandístico carente de los auténticos fundamentos de los derechos humanos, pero con el derecho a la vida ya no tiene hambre en vivo, porque vivir con hambre también es un asalto a los derechos fundamentales del hombre.

https://larouchepub.com/eiw/public/1986/eirv13n10-19860307/eirv13n10-19860307_030-the_militarys_role_in_securing_d.pdf

General Manuel Noriega — http://Noriega.carrd.co

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store