Cómo George H.W. Bush engañó a Panama y America

Por Peter Eisner

“¿Enviaste cocaína a los Estados Unidos?”

“Jamás, jamás, jamás!” dijo el General Noriega. ¡Nunca nunca nunca!

Era 1995, y estaba dentro de una prisión federal en Miami, entrevistando al general Manuel Antonio Noriega en una celda claustrofóbica. El hombre fuerte panameño era más pequeño de lo que recordaba de cuando intenté — y fracasé — hablar con él años antes en Panamá. No se parecía al asesino con machete que Estados Unidos había hecho que fuera.

Pensé en este encuentro en marzo cuando supe que Noriega estaba en coma después de una cirugía cerebral en un hospital de la ciudad de Panamá (murió el lunes a la edad de 83 años). Después de nuestra entrevista en la prisión, Random House me contrató para reunir sus memorias para un libro. Lo que surgió fue menos una historia sobre Noriega que una advertencia sobre un presidente estadounidense que engañó al país con fines políticos.

Después de aproximadamente un año de entrevistas en la cárcel de Miami, Random House publicó las memorias, America’s Prisoner. El editor pagó una tarifa fija por mi trabajo y yo no tenía ninguna conexión financiera con Noriega. Por separado e independientemente, evalué lo que tenía que decir y proporcioné más de 70 páginas de análisis de la política estadounidense que condujo a la invasión. Para resumir su visión de lo que le había sucedido, Noriega dijo simplemente: “Tienes que crear un problema para resolverlo”.

El general panameño había pasado parte de su carrera militar en la nómina de la CIA. Como estudiante, fue un informante pagado sobre las actividades de izquierda. Más tarde, como jefe de inteligencia en la década de 1970 de su mentor, el general Omar Torrijos, Noriega se ganó la confianza de la CIA y de su antiguo director, George H.W. Arbusto. Y como líder supremo de Panamá en 1983, Noriega ayudó a Estados Unidos a evitar un gran conflicto con Cuba durante la invasión de Granada con la cañonera del presidente Ronald Reagan, actuando como intermediario con Fidel Castro.

La amistad de Noriega con los Estados Unidos vaciló y luego se derrumbó, cuando Reagan y Bush siguieron una política anticomunista en Centroamérica, dando ayuda militar y financiera a gobiernos de derecha y “luchadores por la libertad” contra las guerrillas de izquierda en El Salvador y Guatemala y los Estados Unidos. Sandinistas de izquierda en Nicaragua. El general se negó a ayudar. Esos fueron los años de la fallida campaña del teniente coronel de la Infantería de Marina Oliver North para financiar a los insurgentes nicaragüenses — los Contras — con dinero recaudado mediante la venta de armas a Irán. El escándalo, conocido como el asunto Irán-Contra, casi derriba la presidencia de Reagan.

A fines de la década de 1980, cerca del final de la Guerra Fría, Reagan estaba en su segundo mandato. También se enfrentaba al surgimiento de los cárteles de la cocaína en América del Sur y, a veces, mezclaba a los comunistas con los narcos. En un momento, declaró, “millones de latinos” podrían eventualmente huir del comunismo hacia el sur y amenazar el corazón de Estados Unidos. (Pero incluso Reagan no abogó por la construcción de un muro.) “En lugar de hablar de colocar una cerca”, dijo, “¿por qué no buscamos un reconocimiento de nuestros problemas mutuos?”

En 1989, la administración saliente de Reagan había acusado a Panamá de ser un importante punto de transferencia para los envíos de cocaína en ruta a los Estados Unidos. (Entonces, y ahora, la mayor parte de la cocaína con destino a Estados Unidos llegó al país a través de otros países centroamericanos y México). Ese mayo, cuatro meses después de que Bush asumiera el cargo, Panamá celebró sus propias elecciones presidenciales. Si bien los votantes acudían a las urnas cada cinco años, los militares habían controlado el gobierno desde el golpe de 1968. Noriega anuló las elecciones cuando el candidato respaldado por Estados Unidos pareció ganar.

Tenía motivos para pensar que podría salirse con la suya con semejantes retoques. La administración Reagan no se quejó durante las anteriores elecciones presidenciales de 1984, en las que el candidato de Noriega, Nicolás Barletta, fue declarado ganador por un estrecho margen. El candidato principal, el ex presidente Arnulfo Arias, había sido depuesto tres veces (a menudo con el apoyo de Estados Unidos) y fue una vergüenza para Estados Unidos debido a sus sentimientos pronazis durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de las acusaciones de fraude electoral, el secretario de Estado George Shultz y el ex presidente Jimmy Carter, quien como observador oficial de las elecciones luego criticaría a Noriega por corrupción, asistieron a la toma de posesión de Barletta.

En el otoño de 1989, la incapacidad de Bush para lidiar con Noriega contribuyó a su bajo índice de aprobación: lo hizo parecer débil, una acusación que lo había perseguido durante años. En 1980, William Loeb, el editor de derecha del New Hampshire Union Leader, se burló de Bush como “un cobarde incompetente”, y la palabra se quedó. Sus oponentes políticos a menudo se referían a su pedigrí de la Ivy League e insinuaban que no era capaz de emprender acciones militares contundentes. Ahora Noriega estaba desafiando a los Estados Unidos, y la palabra cobarde nuevamente aparecía impresa. El 20 de diciembre de 1989, Bush envió 25.000 soldados a Panamá.

Bush justificó la invasión, denominada Operación Causa Justa, por motivos de seguridad nacional. Noriega, dijo, era un narcotraficante que había declarado la guerra a Estados Unidos, había amenazado la vida de los estadounidenses que vivían en Panamá y ahora amenazaba la seguridad del Canal de Panamá. Nada de eso resultó cierto. Noriega no había amenazado a América y ni siquiera era posible un ataque panameño al canal. Incluso sin una invasión, Estados Unidos mantuvo bases de la Fuerza Aérea y la Armada; Según el Tratado del Canal de Panamá de 1977 firmado por Carter y Torrijos, Estados Unidos era responsable de la seguridad en la Zona del Canal que rodea la vía fluvial hasta el 31 de diciembre de 1999.

Como corresponsal de Newsday en América Latina, informé desde Panamá antes, durante y después de la invasión. Estados Unidos gastó cientos de millones de dólares para atacar un país que ofrecía poca resistencia. A varias millas de la ciudad, bombarderos furtivos de miles de millones de dólares atacaron un aeródromo panameño para detener a una pequeña fuerza aérea que no tenía aviones allí. Los residentes de la ciudad de Panamá estaban en casa preparándose para la Navidad cuando las bombas estadounidenses estallaron en el desafortunado vecindario alrededor del cuartel general militar de Noriega, provocando incendios que mataron a decenas de personas. La fuerza policial y el ejército de Panamá se disolvieron, los criminales salieron de la cárcel y los saqueadores arrasaron la ciudad.

Después de menos de dos semanas, se acabó. Más de 20 soldados estadounidenses y tres civiles habían muerto, mientras que las estimaciones de bajas panameñas oscilaron entre 300 y más de 2.000, la mayoría de ellos civiles. Una vez, durante un viaje de reportaje, vi un torso humano carbonizado en un automóvil quemado y un montón de cadáveres enconándose en una habitación abierta en la morgue de la ciudad. Más tarde, después de que las tropas estadounidenses atacaran una academia militar, vi los cerebros de jóvenes cadetes salpicados en las paredes.

La prensa estadounidense aprobó a regañadientes la invasión. “El señor Bush no estaba obligado a actuar”, editorializó The New York Times a la mañana siguiente, “pero estaba justificado al hacerlo … El presidente actuó en respuesta a riesgos reales”. Bush consiguió lo que había querido: no mucho después, sus cifras en las encuestas empezaron a subir.

En entrevistas, antes, durante y después del conflicto, oficiales civiles y militares estadounidenses me dijeron que no había justificación para la invasión. Un alto funcionario de la Administración de Control de Drogas dijo que Noriega había ayudado a enjuiciar la guerra contra las drogas y salvaguardar las vidas de los agentes estadounidenses. Antes de la invasión, un exjefe de estación de la CIA en Panamá dijo a los funcionarios que probablemente podría convencer a Noriega de que dejara el poder sin luchar. No se le permitió intentarlo.

Otros funcionarios estadounidenses clave renunciaron en lugar de participar en la guerra. El general Frederick Woerner Jr., con sede en Panamá como jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, renunció unos meses antes. El almirante William Crowe, presidente del Estado Mayor Conjunto, también dimitió.

Algunos de los actores clave involucrados en la invasión pasaron a desempeñar papeles importantes en la Guerra de Irak de 2003. Dick Cheney era el secretario de Defensa en ese momento, Colin Powell reemplazó a Crowe como el nuevo presidente del Estado Mayor Conjunto, y Elliott Abrams era el funcionario del Departamento de Estado que lideraba la acusación contra Noriega.

Diez días después de la invasión, las tropas estadounidenses se apoderaron de Noriega en la embajada del Vaticano y los alguaciles estadounidenses lo llevaron a Miami encadenado. Sólo entonces los funcionarios del Departamento de Justicia de Bush se dieron cuenta de que necesitaban alguna justificación para la captura y encarcelamiento de un líder militar extranjero. Desempolvaron una acusación de 1988 que implicaba un vínculo criminal entre Noriega y Castro. Más tarde retiraron ese cargo y decidieron improvisar afirmaciones más específicas sobre la conexión de Noriega con el cartel de la droga de Medellín.

En 1992, Noriega fue juzgado y condenado por ocho cargos de tráfico de drogas y conspiración en un tribunal federal de Miami. Su sentencia de 40 años se redujo en 10 años después de que un exjefe de estación de la CIA y un ex embajador de Estados Unidos hablaran en su nombre.

En ese momento, ya había comenzado a investigar la historia. Encontré dudas más que razonables sobre su culpa. El gobierno procesó el caso con el testimonio de 26 narcotraficantes condenados que recibieron acuerdos de culpabilidad que les permitieron salir de la cárcel y, en algunos casos, conservar sus ganancias de la droga. Uno de ellos era Carlos Lehder, un neonazi de Colombia, entonces el traficante más importante jamás capturado por Estados Unidos. Nunca había conocido a Noriega, ni tampoco a los otros traficantes que testificaron en su contra.

El juez federal de distrito William Hoeveler, que juzgó el caso, me invitó a su casa después de la condena y sentencia de Noriega para una serie de conversaciones inusuales en las que expresó su preocupación sobre cómo se juzgaría el juicio y el veredicto. “Espero que, al final, podamos decir que se hizo justicia”, dijo. Él y otros funcionarios estadounidenses se consolaban con el hecho de que incluso si la condena por drogas era cuestionable, Noriega era claramente un asesino.

Pero las fuentes que entrevisté plantearon serias dudas sobre un cargo en su contra. En 1993, Noriega fue condenado in absentia en Panamá por conspiración en el asesinato en 1985 de Hugo Spadafora, un protegido político convertido en opositor. Una prueba clave fue que la Agencia de Seguridad Nacional había interceptado una comunicación telefónica remota en la que Noriega presuntamente ordenaba el asesinato: “¿Qué haces con un perro rabioso? … Le cortas la cabeza”.

Varias fuentes estadounidenses me dijeron que la intercepción no existía. Dijeron que la NSA no tenía la capacidad en ese momento para capturar las comunicaciones entre Noriega, que estaba en Francia cuando Spadafora fue asesinado, y sus secuaces en la jungla panameña. Determiné que los cargos habían sido inventados en parte por el columnista y autor de un periódico panameño, Guillermo Sánchez Borbón. Me admitió que no podía citar ninguna fuente para informar sobre el asesinato de Spadafora en un libro, In the Time of the Tyrants, que coescribió con un expatriado estadounidense, Richard Koster. “Es un libro político, no histórico”, dijo Sánchez Borbón. “Tiene sus inexactitudes”.

Noriega cumplió más de 20 años tras las rejas en Estados Unidos, luego en Francia y finalmente en Panamá, que ganó su extradición en 2011. No puedo decir que no cometió delitos, incluidos asesinatos, aunque me contó algún homicidio bajo su mando. tuvo lugar en el curso de operaciones militares. Tampoco puedo decir que nunca permitió que se traficaran drogas en Panamá, ni tampoco diría que fue un líder ilustrado. Puedo decir que los cargos que se le imputan en Estados Unidos eran muy escasos. También llegué a la conclusión de que, en cualquier grado que Noriega fuera culpable, este era un asunto que debía determinar Panamá, no Estados Unidos.

General Manuel Noriega — http://Noriega.carrd.co

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store